Adentro llueve y parece que nunca va a parar...
domingo, 13 de diciembre de 2009 3:37 p. m.
Share your thoughts (0)
Resulta que bajé a buscar agua para mi potus y para tomarme un ibuprofeno, y me tropecé con el mejor sermón cristiano. Inclusive me atrevo a decir que escuché salir de la boca de mi madre la palabra capitalista, que no se porque razón, ni se que tenia que ver con mi situación existencial actual. Pero anything can happen en la selva.

La cuestión es que, como buena adolescente incomprendida que debo seguir siendo, no me entienden, y no tienen porque hacerlo. Y tampoco intentan o les interesa ponerse en mi lugar, y no tienen porque hacerlo, eso lo entiendo. Pero aunque no se los haya dicho porque no les interesa, porque no pueden moverse del plano de lo que ven a simple vista e interpretan erróneamente desde su lugar de padres, mi problema de raíz, por el cual no quiero rendir la materia del viernes y por el cual no tengo ganas de hacer tantas otras cosas, es que me falta motivación, me falta un pilita Energizer que me diga "Dale Ro, mové los jamones y hacé algo". Y no se porqué, y tampoco sé como llegué a este punto, y no se si es por la época del año, o porque siento que no tengo nada para ansiar y hacia lo cual movilizarme, o porque simplemente no tengo ganas de nada más que mirar la pared. No lo sé, pero la cosa es que no está, no hay nada. Estuvo y venia genial hasta que en determinado momento se me agüó el presente y me perdí.
Y no se que hacer con eso y me angustia, y me paso eternidades pensando donde se me puede haber caído esa piecita que me falta, pero no sé...no la encuentro. Y eso se me suma que no se que hacer con ustedes para que estén felices, bueno sí lo sé pero no puedo cumplirlo al pie de la letra y no logro encontrar la manera "a la Rocío" para hacerlo.

Y eventualmente la conversación le dió paso al golpe bajo por excelencia, ese que siempre me tiran concientes de que me van a lastimar, esperando que de esa manera mi cabecita entre en razón...Al escuchar el nombre de mi némesis supe que como fuere tenía que bloquearme y concentrarme en que no se me cayera el potus de las manos, ni las lágrimas de los ojos. Naturalmente ahí perdí el hilo de la charla y me quedé vulnerable, viendo como seguían tirandome abajo.

Y eso es todo amigos...Si encuentran mi chispa me avisan que la paso a buscar.


{older posts / recent posts}