Yours faithfully
lunes, 25 de octubre de 2010 12:16 p. m.
Share your thoughts (1)
Estimada abuela, bajo ninguna circunstancia voy a tolerar tu nuevo raye del fin de semana, no me lo merezco, asi que cuando se te pase nos veremos las caras otra vez. Andá a tomar el té con Negrita y hagan catársis juntas, o seguí sacandome el cuero con Marisol porque duermo la siesta, como más te guste, lo que más te de resultado, pero volvé a la coherencia y racionalidad que te caracteriza, por favor.


Y si, aunque todavía no lo creas y sigas indignada, te corté el telefono y te dejé hablando sola, porque era domingo y estaba de muuy buen humor, y eso no pasa seguido, de hecho no pasa nunca, y no iba a dejar que nadie me lo arruinara.


Estimado abuelo, si todavía no te fuí a visitar al hospital, no es ni porque estoy ocupadísima con la facu y el trabajo, ni porque estoy atorranteando por ahí. Simplemente es porque todavía me estoy preparando, no es fácil ir y salir de mi realidad para encerrarme varias horas en cuatro paredes en un hospital y sentarme al lado tuyo a hablar pavadas para tapar el hecho de que me incomoda horrores y no soporto verte postrado en una cama. No es fácil.


De todas formas mamá me acaba de decir que "al abuelo los médicos le descartaron todo lo malo", asi que en algún momento de la semana, ahora que todos respiramos tranquilos, me daré una vuelta.
Atentamente, Rocío Soledad.


{older posts / recent posts}